Aceite de Oliva Virgen Extra Auténtico de Agricultor, un mundo de nuevas e increíbles sensaciones

👤 Mi Cuenta

🛒 Mi carrito

Menú

Uno de los temas más planteados por los miembros del Club Mi Oliva Gourmet es el del Aceite de Oliva sin filtrar o filtrado: ¿Qué diferencias hay? ¿Cuál elegir? ¿Cuál es mejor para consumir en crudo? ¿Cuál es mejor para cocinar? y otras muchas cuestiones relacionadas.

En primer lugar, es importante reseñar que un Aceite de Oliva sin filtrar no es mejor o peor que un Aceite de Oliva filtrado, ya que, mantiene tanto su acidez como sus propiedades organolépticas intactas en ambos tipos de aceite.

En segundo lugar, el Aceite de Oliva filtrado es el que habitualmente encontramos en cualquier tienda, supermercado o hipermercado, pues es los aceites filtrados son los más distribuidos. Es muy raro encontrar y comprar un Aceite de Oliva sin filtrar en estos establecimientos. 

Además, hay otro inconveniente añadido y es que, por normativa, la denominación “sin filtrar” no se puede indicar en el etiquetado, pues no está recogida como una designación de una propiedad “oficial”. 

No obstante, sí está admitido incluirlo en la descripción del producto, con lo que en algunas tiendas físicas y en todas las tiendas online, al comprar un Aceite de Oliva sin filtrar, esta cualidad sí aparece indicada en la descripción del Producto. 

En definitiva: si en la descripción del producto (que nunca en la etiqueta) no pone “sin filtrar”, se trata de un Aceite de Oliva filtrado. Por último, el proceso de elaboración del Aceite de Oliva “sin filtrar” sólo se suele realizar con Aceites de Oliva Virgen Extra. Aún no he encontrado ningún Aceite de Oliva sin filtrar que no sea Extra, pero sí hay muchos Aceite de Oliva Virgen Extra filtrados y Aceites de Oliva Extra filtrados y Aceites de Oliva normales, estos dos últimos siempre filtrados.

¿Cómo se elabora un Aceite de Oliva sin filtrar?

Para la obtención del Aceite de Oliva Virgen Extra, una vez se realiza la recolección, las aceitunas deben de pasar por una serie de procedimientos manuales y mecánicos, como, por ejemplo, una centrifugadora horizontal que separa los sólidos. Si es un Aceite de Oliva Virgen Extra, no hay procedimientos químicos ni térmicos.

La última fase de este proceso de elaboración del Aceite de Oliva Virgen Extra, antes de su envasado, es el proceso de filtrado. En este, se separan los restos de pulpa y hueso de las aceitunas que quedan en el aceite, así como, eliminar los restos de impurezas, lo que se consigue mediante la decantación en una serie de depósitos, con unas palas que mueven durante días, hasta conseguir el Aceite de Oliva Virgen Extra filtrado.

En el caso del Aceite de Oliva sin filtrar, este proceso dura sólo unas horas, con lo que solo decantan las partículas más pesadas, quedando el resto en suspensión en el Aceite. Por ello, siempre quedan lo que los “expertos” llaman “impurezas” en los aceites sin filtrar. Antiguamente, esta fase de filtrado no se realizaba, de ahí que muchos de vosotros cuando probáis nuestro Aceite de Oliva sin filtrar, recordéis el aceite de vuestra niñez 😉

Por este motivo, por el hecho de que el Aceite de Oliva sin filtrar tiene partículas en suspensión, es por el que algunas personas no les gusta usarlo para freír en freidora, porque con el calor, estas partículas también decantan (posos decantados) y se van depositando en el fondo.

Personalmente, yo odio las freidoras, soy de sartén. Así que, no tengo ese problema. Me encanta usar el Aceite de Oliva sin filtrar para freír ya que nunca se pone negro, porque lo voy renovando con cada uso.

Y para más beneficios, usar la sartén hace que el aceite no alcance temperaturas altas, con lo que la conservación del aceite de oliva y sus propiedades son mayores. En una freidora, es fácil poner el aceite a 180 grados o más y, a esas temperaturas, la vida útil del Aceite de Oliva Virgen Extra es menor, ya que perderá muchas de sus propiedades beneficiosas.

Así pues, es mejor comprar un Aceite de Oliva Virgen Extra para freír, mucho antes que cualquier otro tipo de aceite de peor calidad. Y esto no es solo por el sabor, sino que si lo usas a la temperatura mínima posible y si es en sartén, conservará muchas de sus propiedades beneficiosas.

Diferencias “a la vista” del Aceite de Oliva filtrado y sin filtrar

La gran diferencia de los aceites sin filtrar y los aceites filtrados, radica en que los primeros contienen restos de impurezas y humedad debido a las partículas de agua vegetal procedentes directamente del fruto de la aceituna, ya que no han pasado por el proceso de filtrado completo.

Cuando se realiza el proceso de filtrado del Aceite de Oliva, como dijimos antes, se eliminan estas pequeñas impurezas, así como, los restos de pulpa y partículas de agua del recién exprimido zumo de aceitunas. De esta forma, el aceite tiene presenta un aspecto limpio de un color más claro y amarillento.

En cambio, el Aceite de Oliva sin filtrar tiene un color algo más verdoso con aspecto turbio, sobre todo al inicio de temporada. También, al verterlo, puedes sentir que es algo más denso que el aceite convencional, ya que contiene impurezas y partículas en suspensión en el propio aceite.

En la botella o garrafa, el Aceite de Oliva sin filtrar tiene un aspecto más opaco, menos transparente y algo turbio, por el mismo motivo descrito antes.

Es importante destacar que, conforme pasa el tiempo, el Aceite de Oliva sin filtrar ya envasado, conlleva una decantación de forma totalmente natural, es decir, las partículas más pesadas se van depositando en el fondo. Esto implica también una pérdida de ese color verde intenso y se va tornando ligeramente más transparente.Esto es completamente normal, ya que los aceites sin filtrar permanecen en buenas condiciones, no afectando a su sabor original, que se sigue conservando intacto.

Si quieres comprar un Aceite de Oliva Virgen Extra sin filtrar, te aconsejamos nuestra selección de aceites sin filtrar. Puedes tramitar tu pedido en nuestra tienda online.

Diferencias en el sabor del Aceite de Oliva sin filtrar y el filtrado

El Aceite de Oliva sin filtrar tiene un sabor ligeramente más intenso que el Aceite de Oliva filtrado, pero este sabor todavía se potencia más por las sensaciones visuales de las que hablamos antes. 

No es lo mismo probar una receta en un plato de plástico que en una mesa preparada y elaborada. Nuestra mente se predispone a saborear, a detectar matices y olores que de otro modo no distinguiremos.

Imagínate vertiendo un Aceite de Oliva Virgen Extra sin filtrar, como casi recién exprimido, con ese color intenso, con esa textura densa, que se desliza lentamente sobre una deliciosa rebanada de masa madre, mientras su olor, lo más fresco posible, nos lleva a la más pura tierra de olivar, inundando los sentidos… Se me acaba de hacer la boca agua, ¿a ti también?

Sí, dicen los expertos que no hay diferencia apenas de sabor entre un Aceite de Oliva Virgen Extra sin filtrar o un Virgen Extra filtrado, pero claro, ellos lo “catan”, bebiendo de un vasito de cristal opaco, sin ver ni su color, ni su textura, ni nada de nada… ¡Ellos se lo pierden!

Lo cierto, es que los cientos de personas que dejan sus comentarios en nuestra web hablan por sí solos, te muestro las últimas valoraciones recibidas y después te explico como conservar el Aceite de Oliva sin filtrar:

¿Cómo hay que conservar el Aceite de Oliva sin filtrar?

Como el Aceite de Oliva Virgen Extra sin filtrar tiene pequeñas cantidades de partículas en suspensión y van decantando de manera natural con el tiempo, es recomendable seguir los siguientes consejos para una mayor vida útil:

  • Guardar el aceite dentro de la caja original, sin sacarla y cerrada, para que no le dé la luz.
  • Guardar a su vez la caja en un lugar seco y fresco, que no sufra cambios de temperatura grandes.
  • Cuando abramos uno de los envases, especialmente si es de 2 o 5 litros, podemos verter el aceite en un recipiente especial de menor tamaño y, a poder ser, de acero inoxidable. De este modo, podremos usarlo sin tener que estar abriendo y cerrando el envase original a diario.

Estos consejos hacen que el aceite se oxide muy poco, con lo que podremos mantenerlo en perfectas condiciones durante un año, siempre que se consuma.

Como es lógico, te puedes imaginar que en un supermercado esto no pasa. El aceite está expuesto a la luz y a continuos cambios de temperatura, con lo que tanto el Aceite de Oliva sin filtrar como el filtrado, pierden muchas propiedades con el paso del tiempo.

En Mi Oliva Gourmet trabajamos con envasado cada poco tiempo, una vez al mes o incluso menos, es decir, nuestros aceites sin filtrar y aceites filtrados están siempre recién envasados, todo el año

¿Y dónde se almacenan mientras? Pues en las almazaras, a temperatura y humedad constante y dentro de depósitos estancos de acero inoxidable. Vamos, lo que se diría, “entre algodones”. ¿Por qué? Sale mucho más barato hacer lo que hacen las grandes superficies, comprar partidas de millones de litros y almacenar los aceites filtrados ya envasados en los centros logísticos. Y por ese mismo motivo, estas grandes superficies no suelen comprar aceites sin filtrar.

Si nos conoces, sabes que amamos nuestra tierra, nuestro aceite y, sobre todo, sabemos que tú también aprecias, tanto o más que nosotros, este nuestro “oro verde”. Jamás le haríamos eso.

Bueno, querida y querido amante del Aceite de Oliva Virgen Extra, espero haberte aclarado las dudas y te animo a que pruebes alguno de nuestros Aceites de Oliva Virgen Extra sin filtrar:


¡Déjame tu comentario!

Al final de estos comentarios, puedes dejar el tuyo. ¡Me encantaría saber tu opinión!